BIENVENIDOS A NUESTRO ESPACIO DE CONTACTO Y PUBLICACIONES

Controladores de Tránsito Aéreo y Operadores ARO-AIS contamos con este espacio para expresarnos y comunicarnos con aquellas personas que desarrollan actividades afines como así también con el público en general.

Air Traffic Controllers and Operators ARO-AIS we have this space to express ourselves and communicate with those who develop related activities as well as the general public.

jueves, 24 de mayo de 2018

Francia sin Control

Huelgas de controladores en Francia.


El sector aéreo clama contra los paros laborales en el país vecino, que hoy afronta una huelga general

La aerolínea de IAG está amenazada este fin de semana por la paralización del centro de control de Marsella.

Uno de los grandes del sector aéreo europeo, el holding IAG, ha pasado a la ofensiva ante el impacto sufrido por las protestas laborales del control aéreo francés. El consejero delegado del grupo, Willie Walsh, califica de desastrosa la gestión del tráfico en Europa, continuamente afectada por las huelgas. Y se centra en el caso de Francia, con reiterados paros este año en el centro de control de Marsella, para poner de manifiesto que la mitad de las operaciones internacionales de una de sus aerolíneas, la española Vueling, se están viendo afectadas. 

Según ha podido saber Cinco Días, un 53% de los vuelos internacionales de la low cost catalana tienen obligado paso por espacio aéreo francés y un 50% depende del citado control de Marsella. Se da la circunstancia de que este es uno de los puntos más antiguos de la red gala y sus trabajadores "piden inversión en innovación y refuerzos de personal". El choque con el Gobierno es tal que, en lo que va de año, esa plantilla ha ido hasta en nueve ocasiones a la huelga y amenaza con una nueva congelación del servicio el próximo fin de semana.

Otro dato que apunta hacia Francia como epicentro de problemas para el sector aéreo es que 275 jornadas de huelga en el control aéreo desde 2010, o dos terceras partes de los paros laborales convocados en toda Europa desde ese año, han tenido lugar en ese país.

FUENTE: ELPAIS.COM Cinco Días

viernes, 27 de abril de 2018

Brasil certificado por OACI

Cuando una aeronave despega en Brasil, ya sea civil o militar, o incluso cuando solo cruza el espacio aéreo nacional, es controlada las 24 horas por la Fuerza Aérea Brasileña (FAB). Esta es la misión del Departamento de Control del Espacio Aéreo (DECEA), una unidad de la FAB encargada del control de las operaciones aéreas civiles y militares que se realizan en los 22 millones de kilómetros cuadrados bajo jurisdicción de Brasil, de los que casi 8,5 millones de kilómetros cuadrados se sitúan sobre el territorio nacional, y los demás en el área marítima definida en acuerdos internacionales.
El flujo del tráfico aéreo es de responsabilidad del Centro de Gestión de Navegación Aérea, un organismo subordinado al Departamento de Control del Espacio Aéreo. (Foto: Fábio Maciel, Asesoría de Comunicación Social de DECEA)

Corresponde al DECEA planear, administrar y controlar las operaciones relacionadas con el control del espacio aéreo, las telecomunicaciones aeronáuticas y el área de coordinación de los Servicios de Búsqueda y Salvamento Aeronáutico Brasileño. Como organismo central del Sistema de Control del Espacio Aéreo, el departamento también cumple, entre otras funciones, con la de administrar el espacio aéreo, implantar procedimientos de navegación aérea y modificar la circulación aérea, así como evaluar objetos lanzados en el espacio aéreo en las cercanías de los aeródromos.

Según el General de la FAB Jeferson Domingues de Freitas, director del DECEA, para cubrir un área con proporciones continentales, el DECEA cuenta con cinco organizaciones regionales subordinadas: cuatro centros integrados de defensa aérea y control de tráfico aéreo en diferentes regiones del país y un Servicio Regional de Protección de Vuelo en São Paulo, encargado del área de mayor flujo de vuelos de Brasil. “Cada uno de esos sectores regionales se ocupa de administrar un área del espacio aéreo brasileño, tanto en lo que respecta al control del tráfico aéreo y la defensa aeroespacial como al Servicio de Búsqueda y Salvamento Aeronáutico Brasileño”, apuntó el Gral. Domingues.

El DECEA cuenta también con un organismo de gestión de flujo de tráfico aéreo, el Centro de Gestión de Navegación Aérea y el Instituto de Cartografía Aeronáutica. Estos organismos también se ocupan de desarrollar los trabajos relativos a la administración del espacio aéreo.

Control integrado del espacio aéreo

Un distintivo del control del tráfico aéreo en Brasil es que las operaciones aéreas civiles y militares se llevan a cabo de manera integrada. Para el Gral. Domingues, la gran ventaja de trabajar en conjunto es que tanto el control civil como el militar pueden visualizar en forma simultánea todo el tráfico, lo que les da una conciencia situacional diferenciada en cuanto al mantenimiento de la seguridad y la soberanía nacional. “Además de compartir equipos, infraestructura y recursos humanos, el control civil y militar integrado tiene un nivel elevado de respuesta inmediata para tomar medidas contra cualquier evento de tráfico ilícito que pueda suceder, y en los ejercicios de búsqueda y salvamento”, reveló.

Según el Gral. Domingues, los servicios de control de tráfico aéreo, información de vuelo, vigilancia aérea y alerta a las aeronaves militares en misiones específicas, son realizadas por los centros de operaciones militares y los organismos de control de operaciones aéreas militares, con la aplicación de las reglas de la Circulación Operacional Militar (COM). Además, llevan a cabo el control de las aeronaves en misiones de vigilancia del espacio aéreo, así como en apoyo a las misiones de auxilio en vuelo en casos necesarios. “En gran medida, las aeronaves militares vuelan en la Circulación Aérea General (CAG). Cuando hacen falta vuelos con parámetros técnicos y operativos específicos que la CAG no atiende, las aeronaves pasan a la COM”, explicó.
Las cartas aeronáuticas de las rutas aéreas brasileñas se producen en el Instituto de Cartografía Aeronáutica, subordinado al Departamento de Control del Espacio Aéreo. (Foto: DECEA)

Calidad certificada internacional

“El resultado del trabajo realizado por el DECEA fue certificado por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) en marzo de 2018. El departamento y el Centro de Investigación y Prevención de Accidentes Aeronáuticos pasaron por una auditoría de la OACI y ambos obtuvieron un resultado superior al 90 por ciento de cumplimiento en las respuestas para los más de 100 protocolos aplicados, lo que ha demostrado que el espacio aéreo brasileño cuenta con una estructura de excelencia para garantizar la seguridad de las operaciones de la aviación civil las 24 horas en el espacio aéreo brasileño”, enfatizó el Gral. Domingues.

De acuerdo con el oficial, el Estado brasileño integra el Grupo I en la OACI, que reúne a los países con índices más elevados de seguridad operacional, y se le reconoce como un fiel seguidor de las prácticas y recomendaciones aplicadas a nivel internacional. “En diversas áreas Brasil realiza operaciones internas y es reconocido como un ejecutor de buenas prácticas”, subrayó el Gral. Domingues. “En asociación con la implementación de sistemas de gestión de tráfico aéreo (ATS en inglés) y flujo de tráfico aéreo, la adopción de sistemas y tecnologías de disponibilidad de información aeronáutica, la aplicación de técnicas avanzadas de gestión y planeamiento del espacio aéreo y el uso de sistemas de comunicación por enlace de datos y de sistemas de vigilancia ATS, el DECEA está listo para posicionarse como uno de los espacios aéreos más modernos del mundo y, en consecuencia, uno de los más seguros”.

Navegación Basada en Rendimiento

Un ejemplo del sistema de administración es la Navegación Basada en Rendimiento (PBN en inglés), implementada en Brasil desde 2009. Según el General de División de la FAB Ary Rodrigues Bertolino, jefe del subdepartamento de Operaciones del DECEA, el sistema garantiza la seguridad operacional, la capacidad, la eficiencia, la accesibilidad y el impacto ambiental. “La PBN se puede explicar como un conjunto de requisitos de sistemas de navegación aeroembarcados, y especificaciones de navegación que permiten que una aeronave vuele en un determinado espacio aéreo con menos restricciones y desvíos. Así la aeronave vuela más cerca de su nivel operacional óptimo, lo que resulta en un vuelo más eficiente”, afirmó el Gral. de Div. Bertolino.

Según el oficial, el DECEA dio prioridad a la implementación de la PBN donde los resultados se pudieran observar de manera más inmediata, y las aeronaves tuvieran las capacidades de navegación necesarias para volar dentro de estos procedimientos. “Comenzamos en las ciudades de Brasília y Recife en 2010. Después realizamos el cambio en las áreas de control terminal (TMA en inglés) de São Paulo y Río de Janeiro en 2013; y a finales de 2017 en la región sur, en las TMA de Porto Alegre, Santa María, Florianópolis, Foz do Iguaçu, Navegantes y Curitiba. Asimismo, efectuamos la realineación de las rutas entre esas TMA, lo que resultó en el mayor proyecto de modificación del espacio aéreo de la historia del DECEA, con más de 400 procedimientos publicados a finales de 2017”, aseguró el Gral. de Div. Bertolino.

Los cambios de la PBN-Sur impactaron a cerca de 300 000 vuelos al año y redujeron 2650 kilómetros en recorridos de vuelo en esa zona, lo que generó una disminución en el consumo de combustible de las aeronaves de 2000 toneladas al año, de acuerdo con información publicada por la Agencia Fuerza Aérea. Sin embargo, el Gral. Bertolino explicó que el valor exacto de esos beneficios en la PBN-Sur todavía está en proceso, ya que la recopilación de datos y el análisis de los indicadores de posimplementación necesitan casi un año para consolidarse.

“Pero ya logramos identificar los beneficios en lo que respecta a una carga menor de trabajo para los controladores y pilotos, rutas más directas y con menos restricciones de ascensos y descensos y de aumento en la capacidad de los espacios aéreos involucrados. Además, se observa una reducción en el consumo de combustible, lo que genera una menor emisión de gases y partículas de materiales en la atmósfera”, subrayó el Gral. de Div. Bertolino. “Los próximos pasos incluyen la implementación de la PBN en las TMA del noreste, previstas para fines de 2019, y de la región norte, en 2020 y 2021”.

NOTA: Diálogo-América.com.es

miércoles, 18 de abril de 2018

RMIT UNIVERSITY INTERNATIONAL TRAINING PROGRAMME

El convenio respectivo se inició con un diagnóstico preciso- realizado en forma conjunta por RMIT y el Equipo Capacitador de EANA- de las necesidades en materia de inglés aeronáutico. Dicho diagnóstico expuso una necesidad triple. RMIT ofrece tres paquetes de cursos que cubren estas necesidades, a saber:
 


Como parte de su política de mejora continua en la provisión y gestión de los servicios de navegación aérea, y en respuesta a necesidades largamente postergadas en el sector, EANA S.E. firmó un Convenio con RMIT University para la adquisición de programas de capacitación en inglés aeronáutico ofrecidos por esta universidad australiana, uno de los principales proveedores de este servicio a nivel mundial.

Altitude 
Recientemente lanzado por la Universidad, este programa fue adaptado especialmente a las necesidades de EANA para CTAs y AIS/COM. La modalidad es semi-presencial, con trabajo en plataforma y clases presenciales. 

Beyond Level 4
Diseñado específicamente para mantener o elevar el nivel lingüístico de CTAs y AIS/COM de la certificación ya lograda, concentra situaciones de rutina y de no-rutina. Cubre ocho temas típicos relacionados con la Seguridad Operacional: problemas de separación de aeronaves, meteorológicos, de incursiones en pista, y otros. La modalidad es semi-presencial, con trabajo en plataforma y clases presenciales. 

Radiotelephony
Cubre los requisitos conversacionales de la radiotelefonía específica de los CTA, independientemente del nivel lingüístico que demuestren. El objetivo de dicho curso es el de elevar la familiaridad y uso confiable de la radiotelefonía aeronáutica. Esta capacitación será impartida por los Capacitadores ITE (SME - Subject Matter Experts), acompañados por el equipo de Profesores en Inglés Aeronáutico (ELE - English Language Experts) de EANA. Para la OACI, esta labor compartida produce los mejores resultados. 

Dichos cursos se realizan con textos y se complementan con actividades en la web. A partir de la firma del Convenio, la relación entre EANA y RMIT implicará una colaboración constante por parte de la universidad australiana. Incluye la capacitación para que los Profesores e Instructores puedan aplicar su creatividad para extraer todo el potencial ofrecido por los productos; asesoramiento continuo para alcanzar los mejores resultados, así como la planificación didáctica y el seguimiento y apoyo continuo a facilitadores y participantes. 
Los productos RMIT son empleados por numerosos organismos públicos y empresas del sector aeronáutico de todo el mundo, tales como proveedores de servicios de navegación aérea y líneas aéreas. RMIT University cuenta con un departamento dedicado exclusivamente al diseño e implementación de cursos, material didáctico específico y evaluaciones, que se adaptan a las necesidades específicas de sus clientes. Sus programas actuales, elaborados con la participación activa de expertos de las áreas profesionales cubiertas, son una evolución del examen de certificación en competencia lingüística RELTA, implementado hace años por Chile, y uno de los únicos dos de su tipo en ser reconocidos por la OACI. EANA es el primer cliente del curso Altitude en América del Sur.
RMIT tiene medio siglo de experiencia brindando soluciones en materia de enseñanza de inglés para extranjeros, con 25 años de especialización en inglés aeronáutico. Dicha actividad comenzó antes del establecimiento de los requisitos lingüísticos aeronáuticos por parte de la OACI misma. RMIT tiene la capacidad de proporcionar docentes australianos, o recibir docentes extranjeros en Australia. Esta posibilidad no fue necesaria en Argentina en virtud del alto nivel profesional de los Profesores que integran el Equipo Capacitador de EANA, los cuales sólo requirieron una inducción para la implementación de los programas RMIT y para la mejor administración de todas las posibilidades ofrecidas por los nuevos cursos.

FUENTE: EANA S.E.

martes, 10 de abril de 2018

México necesita Controladores Aéreos

El país afronta un déficit de por lo menos 700 controladores aéreos, aseguró Ángel Iturbe, secretario general del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo (Sinacta).
En entrevista con A21, dijo que la falta de especialistas capacitados, así como de infraestructura y tiempo para preparar a los controladores que requerirá el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), podría retrasar su apertura.
El 3 de abril pasado, el director general de Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam), Roberto Kobeh, aseguró que para su operación el NAICM necesita al menos 200 nuevos controladores aéreos.
Sin embargo, la formación básica de un controlador de tráfico aéreo requiere al menos dos años, a los que se deben sumar al menos cinco años de experiencia, explicó Iturbe.
Cifra incierta
La falta de infraestructura para la capacitación, así como el tiempo de experiencia que los nuevos controladores requerirán para controlar el volumen de operaciones que se espera tendrá el NAICM son limitaciones que las autoridades no están considerando, de acuerdo con Sinacta.
“Nosotros hemos estado pidiendo que nos digan cuántos controladores debe haber en cada unidad por cada servicio. La verdad es que no lo han dicho y sí existen parámetros concretos con criterios internacionales para determinarlo”, señaló Iturbe.


La Universidad Nacional Autónoma de México realizó hace cuatro años un estudio en el que, “incluso sin tener todos los elementos completos”, estimó que en el país faltaban 500 controladores.
Desde entonces, la cantidad de servicios se han incrementado, apuntó Iturbe, tan sólo en el AICM se realiza una operación de despegue y aproximación aproximadamente cada 50 segundos.
“Estaríamos hablando de 700 controladores, pero no lo puedo afirmar categóricamente porque se han negado (las autoridades) a hacer un estudio bien hecho, documentado, para determinar cuántos se necesitan”, agregó. Así, ni Seneam ni la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) tienen estudios que sustenten alguna cifra exacta.

FUENTE: A21.COM.MX

viernes, 9 de marzo de 2018

Insisten controladores aéreos panameños en regular su profesiön

La Asociación Panameña de Controladores de Tránsito Aéreo (Apacta), presentó en abril del pasado año un anteproyecto de ley que busca regular esta profesión, ante la Comisión de Comunicación y Transporte de la Asamblea Nacional de Panamá, sin que haya sido discutido hasta la fecha. Rubén Ríos, presidente de la Apacta, declaró que desde el año pasado presentaron el proyecto de ley en la Comisión de Transporte para regular esta profesión y el mismo aún no ha sido discutido, publicó en su sitio web, Panamá América. El anteproyecto de ley busca reglamentar situaciones como programas de capacitaciones, escalafón salarial, además de una adecuación de horas laborables ya que, según explican, en esta profesión se necesita hacer cálculos matemáticos exactos, en tiempo rápido, por lo que no puede haber margen de error, y requieren un debido horario de descanso. "Nosotros no entendemos cómo una profesión tan delicada como es la de controlador de tránsito aéreo, todavía no tiene una ley que la regule y nosotros estamos a merced de los administradores de Aeronáutica Civil de turno, quienes son los que deciden la cantidad horaria, regulan nuestro descanso, etc.", indicó. Los controladores plantean que llevan más de 30 años de estar solicitando a las autoridades que se regule su importante función, sin embargo, este objetivo no se ha logrado.

Nota: Caribbean News

sábado, 3 de marzo de 2018

Agencia Espacial Europea planea controlar el tránsito aéreo vía satélite

A fin de aumentar el número de vuelos en el espacio aéreo, reducir los retrasos, mejorar la seguridad y aminorar las emisiones de dióxido de carbono, la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) firmó un contrato de 41.3 millones de euros con la empresa Inmarsat.

El proyecto introducirá un enlace de datos seguro y protegido para la gestión del tránsito aéreo por satélite entre aeronaves llamado Iris, para liberar las radiofrecuencias congestionadas que se usan.

De acuerdo con la ESA es una iniciativa trascendental, pues esperan que durante los próximos 20 años se incremente en 50 por ciento el número de vuelos en el cielo europeo.

La agencia señala que condiciones meteorológicas adversas pueden afectar la capacidad de los pilotos y el control del tráfico aéreo (ATC, por sus siglas en inglés) de volar de forma segura, lo que exige aumentar la distancia entre rutas.

Las limitaciones de este tipo generan que el espacio aéreo europeo esté casi saturado, esto produce retrasos, cancelaciones, pérdida de tiempo y dinero, destacó la ESA.

Ante dicha problemática, el proyecto Investigación sobre la gestión del tránsito aéreo en el contexto del Cielo Único Europeo (SESAR, por sus siglas en inglés) reconoció la necesidad de aplicar una solución tecnológica complementaria con Iris.

El modelo retransmitirá vía satélite información clave sobre aeronaves y servicios de seguridad al ATC, esto formará una solución segura basada en comunicación satelital que ayudará a descongestionar las comunicaciones de enlace de datos existentes.

Asimismo, la comunicación entre controladores y pilotos pasará de voz a texto digital, lo que mejorará la velocidad y precisión.

Otro de los objetivos de Iris será iniciar los primeros trayectos “4D”, que permitan ver la nave en cuatro dimensiones: latitud, longitud, altitud y tiempo, para facilitar el seguimiento preciso de vuelos y gestionar de forma más eficiente el tráfico mediante operaciones basadas en trayectoria.

Las operaciones permitirían a pilotos y controladores a trazar trayectorias de vuelo y calcular rutas más cortas, volar en crucero a la altitud óptima y utilizar rutas de ascenso y descenso continuas, a fin de ahorrar combustible.

Nota: Yucatan.com.mx